Imagina que eres millonario…

Imagina que eres millonario. Que, por azar, compras un billete de lotería y eres agraciado con tanto dinero que no sabes qué hacer con él. Imagina eso por un segundo, en serio. Cierra los ojos y despega, pon las cosas en su sitio y construye tu futuro. Emprenderás un viaje en el que descubrirás tu felicidad, tu bienestar, tu futuro soñado. Y yo jugaré a adivinarlo. Siéntate, no tengas miedo; no voy a cobrarte nada, de verdad. Has venido aquí por error, ya lo sé, pero ya que estás perdido (reconócelo, llevas toda la vida perdido), ¿qué más te da perderte un rato más? Sigue leyendo

Anuncios