Reloj de cadena

Tic. Tac. Tic. Tac. Tic. Tac. Tic. Tac. Tac. Tac. Tac. Toc. Toc. Tuc.

Tic. Tac. Tic. Tac. Tic. Tac. Tic. Tac. Toc. Toc. Tocotot. Toc. Toc. Tuc. Sigue leyendo

Anuncios

Calle mayor

Ando por una calle, larga, estrecha, entre una gran multitud. Sus rostros pálidos miran al frente, sus bolsas llenas de objetos. Una sonrisa se esboza en todos los rostros. Falsa sonrisa que pretende engañar un profundo agujero que no saben tapar. No quieren tapar. Y yo solo, en medio, sudando. Intento escapar, no hay callejones. Quiero pasar, empiezo a dar empujones. Me siento pequeño, todos son más altos que yo. Despierto, empapado en sudor. Otra noche más. Sigue leyendo

El pequeño esclavo.

Llevaba una camiseta de manga larga ocre, desgastada, raída, con un oriental largo tiempo olvidado plasmado en el centro de la prenda que proponía un estilo de vida basado en el fluir. Unos tejanos totalmente desgastados y con varios remiendos caseros cubrían sus piernas, y unas zapatillas Munich beige luchaban por dejarse ver entre el montón de barro que se acumulaba en sus ropajes. El chico parecía recién salido de un tornado tropical, con nombre de mujer furiosa, aunque un detalle  destacaba más que los jirones de su ropa: Su cara estaba totalmente desfigurada. Sigue leyendo

Más de cien mentiras – Joaquín Sabina

 

Tenemos carrera, tenemos diez siglos,
tenemos las lenguas, la tilde, destrezas,
tenemos grafías y yes, sumo y sigo,
tenemos petacas, bodegas, fonemas.

Tenemos faríngeas, transmisión irradiada,
tenemos formantes, velares, variables,
tenemos hipónimos, tenemos diafásicas,
tenemos problemas en áreas de Wernicke.

Tenemos milagros, Berceo, romances,
tenemos juglares, contexto, mesteres,
tenemos al Cid el qu’en buena ora nasco,
quiasmos, métrica, bretón, Carlomagno.

Tenemos a Elena y Vitorio y Abad,
comentarios de texto, y PED’s que entregar,
tenemos a Suárez, a Page y a Mairal
y un pique pendiente con Pilar De vega.

Más de cien materias, más de dos mil libros
para no cortarse de un tajo las venas,
más de cien colegas donde vernos vivos,
más de cien materias que valen la pena.

Tenemos un Mas escondido en la manga,
tenemos a Iñaki,  a Joss y Amparo,
monjas barrocas, curas teatreros,
Arte y poder, yo de esto no entiendo.

Tenemos TTP con una X-barra,
tenemos a Chomsky, a Cooper, a Dickens,
tenemos la Gramática de los huevos,
tenemos el nudo dominando a alpha.

Tenemos metáforas, personificaciones,
otros tropos chachis, ningún anacoluto,
Buscón de Quevedo, guerras entre Incas,
Vagancia en enero, doce pa setiembre.

Directos, indirectos, atributos, adjetivos,
Carpe diem, i’m english, c’est la vie, t’estimo,
Foros con idiotas, profes que no existen,
reservas, skypes i un grupo en el Facebook.

Más de cien materias, más de dos mil libros
para no cortarse de un tajo las venas,
más de cien colegas donde vernos vivos,
más de cien materias que valen la pena.

Tenemos el mal de la Fonología,
latín y la otra, hispano y barroco,
tenemos sintaxis y, va con acento,
a un tal Clotaldo que no conocemos.

Tenemos primero, tenemos segundo;
tercero y cuarto, quizá hasta quinto;
tenemos chuletas, tests y descartes,
sabias predicciones, el libro en la mesa.

Tenemos encuentros soñados en Ávila
de amigos sin nombre ni pelo ni ruina,
tenemos hermanos, madres adoptivas,
almas gemelas, taraos con ladrones.

Más de cien materias, más de dos mil libros
para no cortarse de un tajo las venas,
más de cien colegas donde vernos vivos,
más de cien materias que valen la pena.

Tenemos trabajos, muchas preocupaciones,
ángeles de niños, gnomos y hadas,
doctores exquisitos, alumnos miserables,
días que son malos, otros son peores.

Tenemos proyectos que aún no empezamos,
poemas perfectos que no enseñamos,
retratos descritos que nos encantaron,
y un cadáver exquisito que nunca olvidamos.

Tenemos poetas, colgados, canallas,
Quijotes y Sanchos, Genaros y Alonsos,
personas que nunca esperamos amar,
caminos que nunca nos separarán.

Más de cien materias, más de dos mil libros
para no cortarse de un tajo las venas,
más de cien colegas donde vernos vivos,
más de cien materias que valen la pena.

El buzo

Surca los mares, atento, sin temor,
perlas preciosas con luces de ensueño.
Navaja en mano, neopreno y empeño,
tesoros forjados de arena y amor.

Hay miles de ellas, fallar le da pavor.
Almeja de algas contiene un retoño,
brilla y pone el corazón en un puño.
Limpiado el destrozo, arrancada su flor.

La perla que tarda siglos en nacer,
medio minuto le cuesta arrancarla.
Frente a él el escudo debe romper.

Una vida siente que ha de mimarla,
es su profesión, su pasión, su deber.
Sabe que al tiempo habrá de perderla.

(y por eso no escribo poesía)