La puerta cae

Mientras enterraba la nota entre las sábanas de la cama un golpe especialmente fuerte retumbó en la puerta, haciendo mover los goznes. Su corazón se aceleró, y decidió que no podía permitirse el lujo de caer con la puerta. Simple madera contra carne y huesos. Su lucha no acabaría hoy. No caería con ella. Se levantó rápido  y lanzó una silla por la ventana, rociando a los muertos que gruñían por la calle con una lluvia de pequeños cristales. Saltó por ella, se encaramó al alféizar y se precipitó al vacío. Sigue leyendo

Cansancio

Cuando logró bloquear la maltrecha puerta se derrumbó en la cama, despertando a un ejército de motas de polvo que se esparcieron como hormigas nerviosas por la aproximación de la lluvia veraniega. No derramó una sola lágrima, como era ya usual, aunque por dentro su corazón latía con rabia contenida. Simplemente no podía más. Sigue leyendo

Historia para no dormir (V)

CAPITULO 3: EL VIAJE. RELEER

Thord tenia una increíble resistencia y una habilidad inaudita para correr. Estuvimos durante mas de tres horas a una velocidad considerable y el fortachón orco no había intentado siquiera buscar alguna excusa para poder pararse, así que decidí, por nuestro propio bien si teníamos que enfrentarnos a enemigos fallecidos, descansar un poco. Sigue leyendo