A mi pequeña princesa…

…que tanto me ha dado, sin pedir nada a cambio.

Yo creo que el mejor regalo ya está hecho: Poner una canción que no me gusta, pero que sé que a ti te encanta. Por poca gente contaminaría el blog de esta manera. Pero es que tú eres tú.

Eres, oficialmente, la persona a la que más veces he dicho “bona nit” (con las mil y una variaciones, después de años y años). Hoy me he parado a pensar cómo lo hacíamos tiempo atrás, cuando no existía el Whats… ¿Era con mensaje, no? ¿Cuánto habremos gastado en mensajes de bona nit? ¡Qué fuerte! Y es que hoy me ha dado por pensar. Pensar en cómo hacer algo un poco especial. Pensar en dónde estarías hoy. Pensar en todo lo que una vez pasó. Pero sobre todo me ha dado por pensar en ti.

Recuerdo, y no sé por qué, ese cd de Eminem que pensabas que no te iba a traer. Recuerdo la primer rosa que te regalé. Recuerdo esa relación anómala en el IRC. Recuerdo el primer fin de semana juntos en la playa. Recuerdo esas miradas en los pasillos, escondiéndonos de nuestros propios fantasmas. Recuerdo muchas cosas, y todas son buenas. Al menos, con el tiempo, se han vuelto buenas. Recuerdo acudir a ti llorando. Recuerdo tus abrazos. Recuerdo también cuando acudías a mí llorando. Espero que recuerdes mis abrazos.

Me resulta difícil escribir esto. Para empezar por el idioma. Pero sobre todo por esa sensación perenne de que no estás pero sí. ¿no te pasa? estamos los dos en Barcelona, y no quedamos casi nunca. Cada uno tiene mil cosas, cada uno tiene mil problemas. Lo único que nunca falla es el “bona nit”. Pero seguimos siendo nosotros.

No puedo decirte nada que no te haya dicho ya. No puedo agradecerte nada que no te haya agradecido. Aún guardo esa servilleta, escrita con ese lápiz de ojos. Guardo mil fotos, y todas me embargan de emoción. El grup millor. Toda una etapa para nosotros (para los tres, al fin y al cabo, pero también para todos los que nos rodearon). Pero aún más importante la etapa de “la infancia”. Qué tiempos, aquellos.

Me quedo con lo diferentes que somos, y todo lo que hemos vivido juntos. Tengo tantos recuerdos que estoy seguro nunca olvidaré… Un sincero GRACIAS, de todo corazón.

He pensado que una buena manera de felicitarte sería no decirte nada hasta una hora después de haber dado las 00:00, y dejar pasar todo el día de cumpleaños sin darte un merecido FELICIDADES. La verdad es que he estado a punto de enviar esto un buen número de veces (lo tengo escrito desde ayer, aunque lo he retocado por todos los lados) pero al final he aguantado, pensando en el runrún que debías de tener por la cabeza al no llegar mi felicitación.

Tenía un poema de Borges, pero he encontrado este otro que creo que es muchísimo mejor. Te hubiese escrito uno yo, pero no hay poema que yo pueda escribir que sea digno de hablar de una relación como la nuestra, y de alguien tan especial como tú.

Moltes felicitats, Irem, i gràcies per estar sempre al meu costat.

Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos,
que son dos hormigueros solitarios,
y son mis manos sin las tuyas varios
intratables espinos a manojos..

No me encuentro los labios sin tus rojos,
que me llenan de dulces campanarios,
sin ti mis pensamientos son calvarios
criando nardos y agostando hinojos.

No sé qué es de mi oreja sin tu acento,
ni hacia qué polo yerro sin tu estrella,
y mi voz sin tu trato se afemina.

Los olores persigo de tu viento
y la olvidada imagen de tu huella,
que en ti principia, amor, y en mí termina.

Miguel Hernández

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s