Carta abierta a Artur Mas

Querido Artur Mas, President de la Generalitat de Catalunya:

Permita que le escriba estas líneas en castellano, en primer lugar porque me desenvuelvo mejor en esta lengua (qué curioso, siendo catalán) y segundo porque no quiero cortar la lectura a los posibles extranjeros que puedan hacer acopio de ella. Necesito dedicarle unas palabras para que tenga presente mi opinión: un universitario de 27 años que ha redescubierto su pasión por estudiar, y con un proyecto de emigración de un país (España o Catalunya, el que quiera cada uno) que se va a pique por momentos.

Voy a huir de comentar todo lo que nos roba Madrid, todos los comentarios despetivos que recibo por ser catalán. Voy a ignorar todos esos detalles, sr. Mas, y me voy a centrar en usted: y es que tiene en sus manos una situación difícil. De eso somos todos conscientes. El paso que ha dado (o que le han obligado a dar, que si no fuera por las constantes puyaditas del gobierno central, de qué iba usted a proclamarse defensor de Catalunya libre) no es fácil, y tiene que dar unos pasos bien meditados y controlados.

Le puedo asegurar que mi opinión no vale un pimiento, al menos a nivel técnico: no soy catedrático en ninguna disciplina importante, ni tengo conocimientos extensos como para poder decidir o intuir si una Catalunya libre es viable o no. Pero le puedo hablar desde la calle, desde el pueblo, que creo que es un aspecto bastante olvidado por la clase política.

En primer lugar le pediré una cosa: no nos engañe. Ha lanzado al pueblo catalán contra el español, y viceversa. Si ahora se retracta o difumina su objetivo inicial, lo tendrá difícil en ambos lados. Tiene en su poder cartas que, a mi parecer, pueden llevarle a formar parte de la historia por conseguir la independencia de un pueblo, o por permitir su masacre ante las fuerzas del ejército español (esperemos que esto no pase). Pero también puede ser que caiga en el olvido como el político que mintió a un país para conservar su puesto una vez más.

Y es que yo, a día de hoy, voy a votarle a usted, a CiU. Al partido que ha robado, manipulado, recortado y castigado al pueblo, siguiendo las indicaciones del gobierno central. Y es que yo, a día de hoy, voy a confiar en ustedes. Voy a confiar en que hagan las cosas como hay que hacerlas. Y ello no implica conseguir la independencia para el pueblo catalán, no. Nada de eso. Ello implica que sigan los pasos que hay que seguir para conseguir un proceso que nos lleve al contento de todo el mundo por medio de la paz, la diplomacia, y el buen hacer. Si alguien quiere enfadarse, que sea el gobierno central. Ellos solos van a desenmascararse más de lo que llevan haciendo estos años.

¿Cuáles son los pasos? seguro que usted y su carísimo equipo de asesores lo saben. Les voy a dar mi humilde opinión:

*convocar elecciones anticipadas (eso ya lo ha hecho, vamos bien) y conseguir ganarlas (esto también va a conseguirlo, y si no es por mayoría absoluta será pactando con otros partidos independentistas).

*Convocar referéndum con un plan de país viable y claro: Convocar un referéndum para pedir la independencia es un concepto tan abierto que asusta. Hay multitud de cuestiones que deben plantearse, analizarse, y decidir hacia qué lado se decantan. ¿Seremos un país democrático? Espero que sí. ¿Monárquico? No, por favor. ¿Religioso? Espero también que no, y esta vez de verdad. ¿Tendremos ejército? No nos hace falta. ¿Qué pasará con las pensiones? ¿Qué pasará con las fronteras? ¿Qué pasará con la población? ¿Qué relaciones intentaremos tener con España, en caso de que salga sí? ¿Será posible tener una doble nacionalidad? Hay mucha gente que le gustaría, y sería una buena muestra de delicadeza hacia nuestro antiguo país. Por mucho que nos guste la independencia, no tiene sentido olvidar nuestro pasado ¿El castellano será también lengua oficial? Debería serlo. ¿Sanidad? ¿Educación? ¿Permitiremos la corrupción?

Como ve hay muchas cuestiones que deben ser respondidas, y muchas más que yo debo desconocer. Mis aportaciones y opiniones son las mías, pero las del resto de población deben ser escuchadas por igual. No se olvide de eso. Lo ideal sería que antes del referéndum convocara a una asamblea de gente del pueblo (mire el caso de Islandia, qué bien les salió) y también representación de TODOS los partidos políticos. Pero tampoco soy idiota, permítame la expresión, y sé que no va a hacer eso. Decidirá usted, que para algo tiene mayoría. No pasa nada, si lo hace como tiene que hacerse.

*Esperar a ver qué dice ese referéndum. Con un planteamiento de país viable verá los votos mucho más claros. Conozco bastante gente que sin una propuesta de modelo clara votará no (a lo mejor incluso yo). Esto no es el juego de las cajas, en el que tenemos que quedarnos con la caja “independencia” sin saber qué hay dentro y cómo nos vamos a repartir el premio, si es que lo hay. Somos un pueblo, somos una nación. Tenemos derecho a saber a qué queremos hacer frente y cómo vamos a hacerlo.

Puede ser que salga NO. Es posible, aunque las últimas manifestaciones no den muestra de ello. Si sale NO, el pueblo habrá hablado. La mayoría nos olvidaremos de un sueño independentista y mantendremos la cara bien alta. Al fin y al cabo, solo queríamos ejercer nuestro derecho a la autodeterminación, y así habrá sido. Puede que salga SÍ. En ese caso, no hay marcha atrás. No puede venir luego con el cuento de que haremos un nuevo pacto fiscal, ni con negociaciones extrañas partidistas. Como usted ha dicho, entiendo que el modelo de Catalunya independiente no debe alejarse de España, ni de Europa. Tenemos que mantener relaciones con ellos de la mejor manera posible (ya veremos si España lo permite, o si ese traicionero orgullo español está demasiado resentido). Pero si el pueblo ha votado SÍ, debemos conseguir la independencia. Debe conseguirnos la independencia.

Las empresas grandes quizás se vayan, quizás nos echen de la UE y no nos dejen entrar más, quizás pasemos unos años duros recuperando todo el sistema, quizás España pretenda recuperar lo que cree que es suyo (ya que según dicen Catalunya no es de los catalanes). Pero quizás en un par de años podamos volver a la UE. Quizás España abra los ojos y se fragüe una relación comercial, que prolifere, y encima nos reporte a ambos lados beneficios económicos. Quizás Catalunya se sitúe como referente mundial, a nivel de Suiza, Andorra… Quizás. Todo eso es difícil de calcular, incluso por expertos en economía. Pero una cosa está clara. El pueblo habrá hablado, el pueblo habrá decidido, y trabajaremos día a día por un país que hemos hecho propio. Y usted, President, pasará a la historia como el hombre que trajo la libertad a un pueblo oprimido durante años.

Muchas gracias por su tiempo, y visca Catalunya lliure!

Atentamente:

Lorien Andrés Abardia

Anuncios

10 pensamientos en “Carta abierta a Artur Mas

  1. Igual que usted representa la humilde opinión de un lerdense en busca de una independencia, le intentaré hacer ver la humilde opinión de uno de esos españoles, más castellano, que otra cosa sobre el tema.

    En un primer lugar decirle que respeto completamente sus ideas y creo que cada pueblo tiene el derecho a su determinación, dado que son ellos los que tienen que saber quienes son y como son, no sus vecinos; por mucho amigos que sean los unos de los otros. En el fondo creo que es uno de esos derechos humanos, que no viene en la carta reconocido como tal.

    No obstante, la independencia traería cambios a ambas partes. Por una parte habría que ver que opinan ambos pueblos sobre la interdepencia, es decir, saber si nos vamos a referir a una independencia total, a una confederación, a una federación, a un estado asociado, etc…y en todos estos casos creo que no debería sólo elegir el pueblo catalán, sino también el español. Con esto no quiero decir que los españoles tengan que votar sobre la autodeterminación de Cataluña, sino de la relación posterior. Es decir, quizá Artur Mas no solicite una independencia, sino una confederación [Una confederación de todos los estados que forman a España, lo que haría reformar todo el sistema español], los españoles tenemos derecho a elegir si nos confederamos con ustedes o no, o les damos una independencia absoluta. Porque parece ser que aquí la única opinión que importa es la de los catalanes y que el resto de España debe aceptar su decisión, sin ni si quiera meditar si les conviene o lo aceptan.

    En cuanto a las relaciones comerciales, le pregunto: Invertiría usted en un país de reciente creación, con fuga de capitales y empresas, con un sistema político corrupto y endogámico, con una calificación de bono basura, con la amanezado de una posible guerra de invasión y fuera de todo tratado económico o militar. [Ah, y sin ejército, según usted. Espero que la Guardia Civil y todo el sistema aduanero lo lleven bien con los mossos. 7500 efectivos se pierden automáticamente].

  2. En primer lugar, Sitra, gracias por su intervención. Si no te importa voy a tutearte, que aquí estamos entre “coloquiales”.

    En el primer punto tienes toda la razón: Si Catalunya quiere una relación X con España, este deberá dar su opinión. Eso está clarísimo, y en ningún momento he dicho lo contrario. Por otro lado, si Catalunya decide que no quiere relación alguna (política, se entiende) con España, esta deberá “aguantarse” ya que, como dices tú, eso ya sería opinar sobre la voluntad de un pueblo para con él mismo.

    Respecto a las relaciones comerciales, dos apuntes:

    A) Según lo que has dicho, no se debería invertir en prácticamente ningún país del mundo, pues actualmente todos están en la situación que describes.

    B) Plantéatelo al revés: Si tú tienes una empresa y yo te compro diez mil unidades de tu producto, ¿no me los venderías porque soy catalán? creo que no. creo que me los venderías igual.

    En el tema del ejército ya es cuestión de opiniones y gustos. soy de los que creo que un ejército no hace falta. Te adjunto aquí una lista de los países que actualmente no tiene ejército, a lo mejor te sorprende:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Pa%C3%ADses_sin_Fuerzas_armadas

    Otra vez te agradezco la intervención en este blog y te envío un saludo 🙂

  3. Uffffff!!!
    Em fa por que hagis arribat a aquestes conclusions!
    Lo que facis o no el 25N es cosa teva, ara HO VULL VEURE, jeje.
    Si vols faig arribar la carta.

  4. Neirolh, yo también soy ‘lleidatà’. Me ha gustado tu estilo y el contenido de la carta. Pienso en ‘Imagine’ de John Lennon (murió asesinado por un fanático pero John murió ‘podrido de pasta’). También pienso en las batallas que han causado las arengas basadas en la libertad, independencia y dignidad pero también en los designios y deseos no confesados de los poderosos que las orquestaban. El pueblo tiene derecho a decidir su futuro. Sin embargo el pueblo no se merece ser manipulado arengándole con llamadas demagógicas a su libertad, independencia y dignidad. Además el pueblo ha de sufrir la verdad distorsionada, la mentira sentimental y la promesa fácil de hacer y difícil de cumplir. El pueblo no merece este trato.
    Salut, feina i sostre dignes per a tothom,
    Lambert

  5. Totalmente de acuerdo contigo, Lambert.

    Soy el primero en reconocer que este sistema está corrupto. Pero me reitero en lo dicho: Cuando solo te dejan jugar con reyes, tienes que intentar arrastrar algún caballo contigo…

  6. Buenas,

    resumiendo muy y mucho tu artículo, nos podríasmos quedar con un “que Catalunya decida”, que a mí también me parece lo más lógico y lo más democrático (o lo único verdaderamente democrático, mejor dicho).

    Sólo un detallito: casi todos los Estados sin ejército de la lista son o bien microestados o bien están “bajo la protección” del ejército de otro Estado. De hecho en la mayoría de los casos se dan ambas situaciones, y el Estado “protector” es EEUU.

    En mi opinión la ausencia de ejército no es una opción viable para Catalunya, o al menos no una opción verdaderamente soberana. Y lo dice alguien que no es que sea precisamente un gran fan de los ejércitos.

    Un saludo.

    • Andalú, gracias por tu opinión.

      Yo tampoco soy fan del ejército, y como tal tengo que abogar por la no necesidad del mismo. En un conflicto internacional tendríamos otras vías que no fueran la militar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s